Las alergias y sensibilidades (o intolerancias) alimentarias son cada vez más frecuentes. ¿Has oído hablar de las escuelas “nut-free” o libre de nueces y de los alimentos “gluten-free”? Algunas personas realmente necesitan evitar incluso los rastros más pequeños de estos alimentos. De hecho, millones de estadounidenses experimentan reacciones alérgicas a los alimentos cada año. Si bien, la mayoría de las reacciones son leves, algunas pueden poner en peligro la vida y requieren tratamiento de emergencia u hospitalización.

¿De dónde vienen las alergias y sensibilidades alimentarias? ¿Cómo sabemos si nuestros síntomas son de alergia o sensibilidad? ¿Cuáles son las mejores formas de prevenirlos, tratarlos y vivir con ellos? Siga leyendo para encontrar todas las respuestas esenciales en esta publicación de blog.

Alergias alimentarias vs. sensibilidades

Las alergias alimentarias son simplemente una respuesta anormal a los alimentos que desencadena el sistema inmunitario (el sistema que combate las infecciones). Ocurre cuando el sistema inmune confunde un alimento no dañino, como el maní, con un invasor grave y reacciona de forma exagerada. 

El sistema inmunológico crea un compuesto llamado anticuerpo IgE que es responsable de la mayoría de los síntomas de las verdaderas alergias. Estas reacciones alérgicas mediadas por IgE pueden ser leves o graves y potencialmente mortales.

Las alergias a menudo se notan por primera vez durante la infancia, pero pueden desarrollarse a cualquier edad y pueden durar toda la vida. Las reacciones alérgicas leves a un alimento pueden provocar síntomas más graves la próxima vez que se coma. Entonces, después de su primera reacción, incluso si es leve, es importante hablar con su proveedor de salud para determinar si debe hacerse una prueba de alergia o llevar medicamentos de emergencia.

No está claro exactamente de dónde provienen las alergias alimentarias. La investigación muestra que en parte podrían ser genéticos (heredados en los genes con los que se nace). La microbiota intestinal también puede influir en la probabilidad de desarrollar alergias alimentarias.

Nuevos estudios muestran que introducir maní a los niños pequeños puede reducir sus posibilidades de desarrollar alergias graves al maní. Cada vez hay más evidencia de que la introducción temprana de alérgenos alimentarios a la dieta de los infantes, en particular el huevo y el maní, puede prevenir el desarrollo de alergias a esos alimentos más adelante en la vida.

La Academia Americana de Pediatría ahora recomienda introducir maní antes del primer cumpleaños de un bebé y ha declarado que no hay razón para retrasar la introducción de cualquier alérgeno alimentario a los bebés que comienzan con alimentos sólidos. En la actualidad, no hay evidencia de que retrasar la introducción de alimentos potencialmente alergénicos más allá de los 6 meses prevenga el desarrollo de alergia a estos. Por el contrario, hay estudios que sugieren que la introducción precoz de dichos alimentos en pequeñas cantidades podría disminuir la aparición de alergia.

Desafortunadamente, no existe una cura para las alergias alimentarias, pero las reacciones se pueden prevenir. En una reacción alérgica, la producción de anticuerpos IgE es provocada por una proteína en el alimento agresor. Cualquier alimento tiene el potencial de causar una respuesta alérgica; sin embargo, hay una breve lista de alimentos que provocan la mayoría de las reacciones. Estos alérgenos alimentarios comunes deben declararse en las etiquetas de los paquetes, según la FDA. 

Los alérgenos alimentarios comunes incluyen:

  • Huevos
  • Maní
  • Nueces (reportados con mayor frecuencia: nuez inglesa, almendras, avellanas, pecanas, anacardos y pistachos)
  • Pescado (como salmón, atún y bacalao)
  • Mariscos. Existen dos tipos: crustáceos (camarones, gambas, cangrejo y langosta) y moluscos (almejas, mejillones, ostras, vieiras, pulpo, calamar, abulón y caracol). La alergia a crustáceos es más común siendo los camarones el más prevalente entre niños y adultos
  • Huevos
  • Leche
  • Trigo
  • Soya
  • Sésamo – Debe comenzar a aparecer en la etiqueta nutricional a partir de enero 2023.

Muchas sensibilidades o intolerancias alimentarias a menudo se confunden con alergias. Las intolerancias alimentarias pueden causar muchos síntomas después de comer alimentos ofensivos, pero la diferencia es que estos síntomas no son el resultado de los anticuerpos IgE. Eso es lo que los convierte en una sensibilidad y no en una alergia.

Alergias alimentarias comunes y sensibilidades/intolerancias

Hay varios tipos diferentes de alergias y sensibilidades alimentarias. Aquí hay una breve lista de las reacciones más comunes.

Anafilaxia o shock anafiláctico

Esta suele ser una reacción muy rápida y potencialmente mortal que puede ocurrir cuando se expone a alimentos específicos, medicamentos o insectos que pican (por ejemplo, abejas). Los síntomas pueden incluir estornudos, tos, picazón, urticaria, hinchazón, caída de la presión arterial, dolor abdominal, mareos, opresión en la garganta y dificultad para respirar. El tratamiento principal para una reacción anafiláctica es un auto inyector de epinefrina y llamar al 9-1-1. Es necesario evitar lo que causó su reacción para prevenir futuras reacciones potencialmente mortales que pueden ser incluso peores que la primera.

Síndrome de alergia oral o síndrome de alergia al polen y los alimentos

Cuando se presentan síntomas como sarpullido, picazón, estornudos e hinchazón alrededor de la boca, los labios y la lengua, esto se denomina síndrome de alergia oral. Los alimentos comúnmente asociados con este síndrome incluyen manzanas crudas, plátanos, cerezas, kiwis, melocotones, apio, tomates, papas, melones y avellanas. 

Este tipo de reacción alérgica no pone en peligro la vida y es común entre las personas que también son alérgicas al polen de la hierba y la ambrosía (de ahí el nombre de síndrome de alergia al polen y los alimentos). Cocinar el alimento a menudo reduce los síntomas porque el calor descompone las proteínas responsables de este tipo de reacción que no pone en peligro la vida.

Esofagitis eosinofílica

Síntomas parecidos a la acidez estomacal, náuseas, vómitos, dolor abdominal o dificultad para tragar después de comer ciertos alimentos pueden ser esofagitis eosinofílica asociada con alergias alimentarias. Si esto sucede, es importante hablar con su proveedor de salud para determinar si debe hacerse una prueba de alergias o si necesita medicamentos. Evitar los alimentos que provocan esta reacción es clave.

Intolerancia a la lactosa

La lactosa es un azúcar que se encuentra en la leche y puede provocar la acumulación de gases en el tracto gastrointestinal. Esto no es una alergia, sino más bien una incapacidad para digerir la lactosa de manera efectiva. La lactosa es una molécula que necesita la enzima lactasa para descomponerse. Cuando alguien no tiene suficiente lactasa activa en su tracto digestivo, la lactosa permanece intacta y causa dolor abdominal, náuseas, exceso de gases, hinchazón y diarrea.

Enfermedad celíaca o intolerancia al gluten

El gluten es una proteína que se encuentra en muchos cereales como el trigo, el centeno y la cebada. Si bien la intolerancia al gluten involucra al sistema inmunológico, se diferencia de las alergias por los anticuerpos específicos involucrados (las alergias involucran anticuerpos IgE, mientras que la intolerancia al gluten no).

Si vives con alergias o tienes un hijo que vive con alergias alimentarias, debes tener un plan de emergencias. Descarga el formato en blanco creado por la organización Food Allergy Research and Education (FARE, por sus siglas en inglés) y complétalo con tu proveedor de salud.

Vivir con alergias y sensibilidades alimentarias

La mejor manera de lidiar con las alergias y sensibilidades alimentarias es evitar aquellos alimentos que le causan reacciones. Aquí tiene algunas estrategias para lidiar con ellos.

  • El producto ha sido tratado con la enzima lactasa (ej., leche sin lactosa), significa que el compuesto de lactosa ha sido destruido o descompuesto evitando cualquier tipo de reacción. Lea cuidadosamente las etiquetas de los alimentos. Para ayudarlo a evitar los alimentos a los que reacciona, la mayoría de los alimentos preenvasados ​​deben identificar claramente si contienen alguno de los principales alérgenos alimentarios (o si contienen la proteína que activa el sistema inmunitario de los principales alérgenos alimentarios). Mire la lista de ingredientes, las declaraciones de “libre de alérgenos” y también declaraciones como “puede contener” o “producido en una instalación que también usa“.
  • Lávese bien las manos, las superficies, los platos y los utensilios para evitar la contaminación cruzada accidental entre los alimentos ofensivos y otros alimentos.
  • Si va a comer fuera, confirme si la comida no contiene el alimento al que es alérgico antes de realizar su pedido.
  • Los alérgenos alimentarios también se pueden agregar a ciertos medicamentos y cosméticos, por lo tanto, consulte las etiquetas o pregunte a su farmacéutico antes de comprarlos.
  • Si experimenta una reacción anafiláctica, la FDA dice que “las personas con una alergia alimentaria conocida que comienzan a experimentar síntomas durante o después de comer un alimento deben iniciar el tratamiento de inmediato y acudir a una sala de emergencias cercana si los síntomas progresan”.
  • Si ha tenido una reacción anafiláctica grave, es importante llevar un auto-inyector de epinefrina en caso de exposición accidental. Este es un medicamento que salva vidas y puede ayudar a mantener su presión arterial y restaurar su capacidad para respirar. Puede preguntarle a su farmacéutico si necesita una receta de un médico. Asegúrese de aprender a usarlo correctamente y reemplácelo cuando alcance la fecha de vencimiento.
  • La anafilaxia es una afección en la que se puede considerar usar un brazalete o collar de alerta médica.
  • Para la intolerancia a la lactosa, no es necesario evitar estrictamente todos los productos lácteos, siempre que se consuman con la enzima lactasa (disponible como suplemento dietético).
  • Si cree que puede tener una alergia o sensibilidad a los alimentos, consulte a su médico para hablar sobre hacerse la prueba.

Conclusiones

Las alergias y sensibilidades alimentarias son cada vez más comunes. Hay varios tipos y la mayoría no son graves ni ponen en peligro la vida; sin embargo, todos causan síntomas no deseados. Como regla general, se recomienda evitar los alimentos ofensivos. Esta publicación contiene varios consejos esenciales sobre cómo vivir con alergias y sensibilidades alimentarias.

Si cree que tiene una alergia alimentaria grave, es fundamental que consulte a su proveedor de salud para determinar si necesita llevar medicamentos de emergencia para futuras exposiciones.

Un Nutricionista Dietista Registrado lo puede ayudar a escoger alimentos y recetas sin los alimentos a los que es alérgico o sensible. 

Referencias

American Academy of Pediatrics, Clinical Report Highlights Early Introduction of Peanut-Based Foods to Prevent Allergies. (website) Retrieved November 1, 2019.

Food Allergy Education & Research. Learning Early About Peanut Allergy (LEAP) (website) Retrieved March 29, 2020.

Mayo Clinic. (n.d.). Lactose intolerance. Retrieved from https://www.mayoclinic.org/diseases-conditions/lactose-intolerance/symptoms-causes/syc-20374232

MedlinePlus. (2020, September 28). Anaphylaxis. Retrieved from https://medlineplus.gov/anaphylaxis.html

MedlinePlus. (2020, September 28). Food allergy. Retrieved from https://medlineplus.gov/foodallergy.html

Medscape. (2020, February 5). Food Allergies. Retrieved from https://emedicine.medscape.com/article/135959-overview#showall

National Institute of Allergy and Infectious Diseases. (2018, October 26). Identifying Causes of Food Allergy & Assessing Strategies for Prevention. Retrieved from https://www.niaid.nih.gov/diseases-conditions/food-allergy-causes-prevention

National Institute of Allergy and Infectious Diseases. (2019, September 11). Treatment for Living With Food Allergy. Retrieved from https://www.niaid.nih.gov/diseases-conditions/treatment-living-food-allergy

National Institute of Allergy and Infectious Diseases. (2018, October 25). Characterizing Food Allergy & Addressing Related Disorders. Retrieved from https://www.niaid.nih.gov/diseases-conditions/food-allergy-characterizing

NIH News in Health. (2017, March). Understanding Food Allergies. Retrieved from https://newsinhealth.nih.gov/2017/03/understanding-food-allergies

United States Food and Drug Administration. (2018, September 26). What You Need to Know about Food Allergies. Retrieved from https://www.fda.gov/food/buy-store-serve-safe-food/what-you-need-know-about-food-allergies

Pin It on Pinterest

Share This