Revisado por Lcda. María Eugenia Rodríguez. Dirigido a personas que viven con enfermedad renal en estadios tempranos o que ya reciben diálisis.

Alguna vez te has preguntado ¿Qué son los cereales integrales? ¿Puedo comer cereales integrales si vivo con enfermedad renal? ¿Cuáles son los beneficios de comer más cereales integrales? ¿Cuánto fósforo y potasio tienen los cereales integrales? ¿Cómo cocino los cereales integrales? Aquí te explico. 

¿Qué son los cereales integrales?

Los cereales o farináceos integrales son la semilla de la planta y en su estado natural están compuestos de tres partes: el salvado, el germen y el endospermo. Cada una de estas partes contiene diferentes vitaminas y minerales. 

El salvado es rico en antioxidantes, vitaminas del complejo B y en fibra. 

El germen también contiene vitaminas del complejo B y en adición contiene proteínas, minerales y grasas saludables. 

El endospermo en cambio es la parte más abundante y es la que provee energía a la planta para que pueda crecer. Por lo tanto, es rico en carbohidratos y proteína, pero bajo en vitaminas y minerales. 

Cuando se habla de cereales refinados nos estamos refiriendo al cereal una vez se le han removido el salvado y el germen dejando solamente la parte del endospermo.  Es por esto por lo que los cereales refinados contienen una menor cantidad de fibra, vitaminas, minerales y fitoquímicos.

Beneficios de los cereales integrales

Se ha demostrado que los cereales integrales ayudan en la prevención de algunas enfermedades como diabetes, cáncer, alta presión y enfermedades cardiovasculares.

La evidencia científica asocia el consumo de cereales de grano entero con una mayor sobrevivencia en personas que viven con enfermedad renal. Patrones de alimentación saludables incluyen más frutas, vegetales, pescados, legumbres, cereales integrales y fibra; y menos carnes rojas, sodio y azúcares refinados.

Los cereales integrales son una importante fuente de fibra. Su contenido de fibra te puede ayudar a preservar la diversidad de tu microbiota gastrointestinal, disminuir la inflamación en el cuerpo y evitar el estreñimiento.

Muchas personas que viven con enfermedad renal sufren de estreñimiento. Evitar el estreñimiento también te puede ayudar a manejar el potasio. Las personas con enfermedad renal tienen la habilidad de eliminar más potasio a través de la excreta.

Ingesta de cereales integrales

Las Guías Dietarias para los Norteamericanos publicadas en enero 2020 recomienda que al menos la mitad de los cereales que consumamos al día sean de grano entero. Esto significa de 3 a 5 servicios al día. 

Se estima que el norteamericano solo come 1 servicio de cereales integrales al día.

Una manera de identificar si un producto incluye cereales integrales es buscar el sello de grano entero. Cada 16 gramos equivale a 1 servicio de cereal integral.

Información tomada del sitio web https://wholegrainscouncil.org/whole-grain-stamp

Puedes comer 3 productos que tengan el sello de 100% grano entero o 6 productos que tengan el sello de 50% grano entero diariamente.

Si el producto no tiene el sello de grano entero, busca la palabra “whole grain” en la lista de ingredientes. Las palabras “wheat”, “durum”, “multigrain” y “organic” no significa que el producto tenga el grano entero. 

Si vivo con enfermedad renal, ¿debo limitar los cereales integrales?

Hace algunos años se recomendaba a las personas con enfermedad renal que limitaran el consumo de los granos integrales debido a su contenido de fósforo y potasio.

Ahora sabemos que el cuerpo absorbe en menor proporción el fósforo que proviene de las plantas. Siempre busque cereales integrales que sean bajos en sodio (140 mg de sodio o menos por porción) y que no tengan fósforo añadido. Lea la lista de ingredientes y evite productos que incluyan la palabra “phosphate”.

En el caso del potasio, existen varios cereales de grano entero que son bajos en potasio y puedes preferir si necesitas una restricción de potasio. Es importante recordar que un alimento es bajo en potasio cuando tiene menos de 200 mg de potasio por porción. 

A continuación, una tabla de diferentes cereales integrales con su contenido fósforo y potasio. Esta guía te ayudará a elegir el que más te guste y que cumpla con tus necesidades nutricionales.

Como puedes observar en la tabla la cantidad de fosforo y potasio también varía según la cantidad del alimento que vayas a consumir (2/3 taza vs 1 taza). No es necesario dejar de consumirlos, sino modifica la porción que comes según tus requisitos de fósforo y potasio.

Algunas personas pueden sentir que la dieta renal es muy limitada con pocas opciones. Incluir diferentes cereales enteros te brindará mayor variedad a tu alimentación. Anímate a intentar alimentos y recetas nuevas.

¿Has probado el arroz integral?

El arroz es común en muchas culturas, incluyendo la dieta latinoamericana. No contiene gluten. Sin embargo, el arroz blanco no es buena fuente de fibra porque es un grano refinado.

El arroz integral se puede sustituir fácilmente en cualquier receta que lleve arroz blanco. El arroz integral puede ser de varios colores como, por ejemplo, marrón, negro y rojo.  

A continuación te enseño cómo lo puedes preparar usando una arrocera.

Quinoa: versátil y rápida de preparar

La quinoa es una semilla, pero nutricionalmente se considera un cereal. Se conoce como un seudo-cereal.

Se enjuaga antes de cocinar para remover la saponina, una cubierta natural que le da un sabor amargo.

No tiene gluten. Aporta todos los amino ácidos esenciales. Viene de diferentes colores: blanco, rojo y negro.

La quinoa la puedes utilizar para recetas saladas o dulces. Es más rápida en cocinar que el arroz integral. Por aquí te dejo dos recetas con quinoa que puedes probar:

“Guiándote hacia una MEjor alimentación.”

Referencias

Clegg, D. J., & Gallant, K. M. H. (2019, January 7). Plant-based diets in CKD. American Society of Nephrology. Retrieved from https://cjasn.asnjournals.org/content/14/1/141.

Kelly, J. T., Palmer, S. C., Wai, S. N., Ruospo, M., Carrero, J. J., Campbell, K. L., & Strippoli, G. F. (2017). Healthy Dietary Patterns and Risk of Mortality and ESRD in CKD: A Meta-Analysis of Cohort Studies. Clinical journal of the American Society of Nephrology : CJASN12(2), 272–279.

Sparks, B. (2018). Is there room for more than white rice in the renal diet? A new look at ancient grains. Journal of Renal Nutrition, 28(3). https://doi.org/10.1053/j.jrn.2018.02.002

Whole grains 101. Whole Grains 101 | The Whole Grains Council. Retrieved from https://wholegrainscouncil.org/whole-grains-101.

Pin It on Pinterest

Share This