¿Cuántas veces sus hijos han pedido meriendas hoy? ¿Más de 10 veces?  ¿Qué más les puedo ofrecer?

Como padre o cuidador, la salud de su hijo está en sus manos y cuando sus hijos piden meriendas varias veces al día, puede ser un desafío saber qué hacer. ¿Realmente los niños necesitan merendar?

¿Cómo hago para que mis hijos coman meriendas más saludables y no solo las meriendas azucaradas y procesadas ​​por las que siguen preguntando? Esta es una lucha muy común – si esto le suena familiar, sepa que no está solo.

Una de las mejores maneras de ayudar a los niños a desarrollar hábitos y cuerpos saludables es proporcionarles alimentos saludables desde que son pequeños.

En esta publicación, discutiremos 5 formas en las que puede mejorar los hábitos de merienda de su hijo para que obtengan la nutrición que necesitan mientras disfrutan de las meriendas que le ofrece.

¿Los niños necesitan meriendas?

¡Sí!

Los niños necesitan meriendas para mantener niveles saludables de energía y obtener los nutrientes que necesitan sus cuerpos en crecimiento. En general, ofrezca a sus hijos más pequeños tres comidas y tres meriendas al día.

A medida que los niños crecen, 1 ó 2 meriendas por día pueden ser suficientes. Sin embargo, no todas las meriendas son iguales. Muchas meriendas que les encantan a los niños o incluso que parecen saludables, no ofrecen tanta nutrición como cree.

Muchas meriendas poco saludables tienen un alto contenido de azúcar añadida y otros ingredientes que no nutren a su hijo. Por eso, es importante que los padres cultiven hábitos saludables, incluso a la hora de la merienda.

¿Qué significa “saludable”?

Hay muchas meriendas saludables que puede darle a su hijo, pero es importante saber qué significa saludable. Las meriendas saludables pueden significar cosas diferentes. Prefiero que se enfoque, la mayor parte del tiempo, en meriendas bajas en azúcar añadida y ricas en vitaminas, minerales y fibra.

Algunos nombres que identifican el azúcar incluyen, pero no se limitan a: 

• Azúcar (Sugar, Cane Sugar, Brown Sugar)

• Sirope de maíz (Corn Syrup) 

• Fructosa (Fructose) 

• Glucosa (Glucose) 

• Sacarosa (Sucrose) 

• Dextrosa (Dextrose) 

• Siropes (Syrup) 

• Sirope de jarabe de arce (Maple Syrup) 

• Miel (Honey) 

• Melaza (Molasses) 

Entre las fuentes principales de azúcar añadida se encuentran algunas bebidas, como los refrescos y jugos, galletas, bizcochos, donas, helados, chocolates y dulces.

También es importante cultivar estos hábitos de meriendas saludables ahora para que los hábitos puedan continuar en la adultez.

¡Con estos cinco consejos, no tendrá problemas para enseñarle a su hijo hábitos de meriendas más saludables!

Consejo 1: Combine dos grupos de alimentos

Para una nutrición óptima, ofrezca diferentes grupos de alimentos cuando le dé meriendas a sus hijos. Esto no solo le brinda la oportunidad de preparar una merienda que le deje más satisfecho, sino que también le brinda a su hijo más variedad durante el día.

Algunas combinaciones de meriendas saludables:

Ofrecer más de un alimento también es una buena oportunidad para exponer sutilmente a los niños más quisquillosos a diferentes alimentos que podrían estar fuera de su zona de confort por el momento. Mantenga la presión fuera, sin forzarlo a comer, y simplemente haga que la experiencia sea divertida.

Y si sus hijos generalmente comen meriendas procesadas ​​y pre-empacadas, de las que le gustaría alejarse, ofrézcale nuevos alimentos junto con la merienda pre-empacada en lugar de simplemente eliminarla.

Consejo 2: Varíe la presentación

A cualquiera le toma un tiempo acostumbrarse a algo que se siente nuevo. Y para los niños, especialmente para los quisquillosos, ¡lo nuevo puede significar miedo e incomodidad! 

Piense en las zanahorias. Las zanahorias pequeñas (o baby carrots) son una forma de ofrecer zanahorias a sus hijos como merienda, ¡pero también hay otras opciones!

También puede ofrecer zanahorias en un puré, zanahorias ralladas para una textura diferente, zanahorias asadas para un sabor diferente e incluso fideos de una zanahoria grande (¡no dude en llamarlas cintas!).

Cada vez que su hijo tiene la oportunidad de conocer la comida en un ambiente de baja presión, ayuda a desarrollar su confianza y eventualmente probarla (¡y tal vez incluso gustarle!). Y recuerde, lograr que acepte un alimento nuevo puede tomar varios intentos.

Puede presentarle los alimentos de forma divertida haciendo figuras de animales, paletas de helados o batidos.

Los niños aprenden con el ejemplo y probar alimentos nuevos es un proceso de aprendizaje. Hacerlos participar de la selección y preparación de las meriendas también ayuda a aumentar su interés por probar. No siempre aceptan el nuevo alimento en el primer intento, por lo que es importante presentarlo de diferentes formas y en diferentes combinaciones.

Consejo 3: Mantenga las porciones pequeñas

Si está trabajando en incorporar nuevos alimentos, la hora de la merienda es una gran oportunidad porque si no comen mucho (o nada) del nuevo alimento, la cena está a la vuelta de la esquina. Para cuando llega la hora de la cena, todos tienden a estar más cansados ​​y menos pacientes, por lo que puede parecer más difícil lograr un progreso en ese momento.

Cuando ofrezca alimentos nuevos a la hora de la merienda, mantenga las porciones del alimento nuevo pequeñas. Para su hijo, hará que la experiencia sea menos abrumadora.

Y si es apropiado para su edad, use palillos de dientes, cortadores de galletas u otras herramientas divertidas para servir la comida. Esto hace que la experiencia sea más divertida para nuestros niños, especialmente para los niños que pueden sobrecargarse con demasiada información sensorial.

Una de mis formas favoritas de ofrecer refrigerios después de la escuela es servirlos en un envase con divisiones o en forma de pinchos y, así, poder presentar varios alimentos.

Consejo 4: Compare

¿Sabe lo que es divertido y reduce la presión? ¡El juego del explorador!

En lugar de obligar a su hijo a “simplemente dar un mordisco”, haga que la nueva comida se sienta divertida. Esta es una presión más baja y más divertida para todos, no solo para su hijo.

Trate de comprar variedad de un alimento nuevo la próxima vez que vaya al supermercado. Por ejemplo, cuatro o cinco tipos de manzanas. Y durante una tarde cuando tenga algo de tiempo libre, pídale a su hijo que describa cómo las manzanas son diferentes en términos de tamaño, color y olor.

¿Cuál huele mejor?

A continuación: corte rodajas muy pequeñas de cada tipo de manzana e invite a su hijo a probarlas. ¿Qué manzana es la más dulce? ¿La más amarga? ¿Más crujiente?

Diviértase clasificando y explorando: ¡esto es mucho más divertido que ordenarle a tu hijo que pruebe un bocado!

Consejo 5: Involucre a su hijo

Cuanto más pueda ofrecerle a su hijo la oportunidad de participar, mejor. Por ejemplo, si está comprando meriendas saludables en el supermercado, pregúntele a su hijo qué dos meriendas saludables quiere probar esta semana.

También puede ofrecer opciones cuando se trata de cómo se preparan los alimentos. Por ejemplo, ¿a su hijo le gustaría su manzana en rebanadas o en cubitos? ¿Les gustaría comerlo con un dip, como mantequilla de almendra o maní?

Rebanadas de Manzana con Mantequilla de Almendra

Ingredientes

  • 1 manzana
  • 2 cucharadas de mantequilla de almendras

Instrucciones

  • Coloca la manzana en rebanadas y mantequilla de almendras en un plato.
  • ¡Sirva y disfrute!

Los niños pueden hacer muchas más tareas en la cocina de lo que la mayoría de los padres imaginarían. ¿Será más lento y complicado involucrarlos? Al principio: ¡sí! Pero con el tiempo, sus habilidades crecerán (y el desorden disminuirá lentamente).

Su hijo tendrá una mente más abierta acerca de los alimentos que ha ayudado a preparar.

Ser padre en un entorno con tantas opciones de meriendas puede ser muy difícil. Al trabajar con un Nutricionista Dietista Registrado, aprenderá cómo conquistar la hora de la merienda con estrategias comprobadas para alcanzar sus objetivos de salud para nutrir la salud de su familia… ¡incluso a la hora de la merienda! ¡No puedo esperar para mostrarte cómo!

Si necesita más información o le interesa hacer una cita con la Lcda. Ismarie Raldiris no dude en contactarnos. Puede llamar al 787-402-7304 o reservar su espacio aquí.

Nos puedes seguir en Facebook e Instagram.

“Guiándote hacia una MEjor alimentación”

Referencias

Shield, Jo Ann. Kids Eat Right (2019, March 4). When Should My Kids Snack?

https://www.eatright.org/food/nutrition/dietary-guidelines-and-myplate/when-should-my-kids-snack

Pin It on Pinterest

Share This